Web Toolbar by Wibiya Caso García Belsunce

lunes, 23 de abril de 2018

Contradicciones por el tema "robos"...

Pachelo, el sospechoso de siempre, juega fuerte en las mesas de póker

Por: Gustavo Carabajal y Gabriel Di Nicola

Apesar que nadie sabe de qué trabajaba, Nicolás Pachelo gastaba grandes sumas de dinero apostando en mesas de póker y casinos. Del principal sospechoso del homicidio de María Marta García Belsunce se sabe que tuvo condenas por haber protagonizado robos en casas de amigos de toda la vida. Y en las últimas horas sumó más acusaciones por desvalijar viviendas. Además de haber sido detenido por robar cuatro casas en el country Tortugas, lo investigan también por su presunta responsabilidad en cuatro hechos ocurridos en Nordelta.


A su inclinación al juego, a las imputaciones por robarles a su amigos, a las sospechas por el asesinato en el country Carmel, la Justicia agregó un análisis psicopatalógico, que lo presentó con trastornos severos de la personalidad.
Debido a la cantidad de hechos que fueron adjudicados a Pachelo durante más de 15 años quedó al descubierto un patrón de conducta. Por tal motivo, la fiscal general de San Isidro, Beatriz Molinelli y el fiscal adjunto John Broyad, ambos interinos, designaron un equipo de funcionarios para que investiguen a Pachelo.
Ese grupo de trabajo está conformado por María Inés Domínguez, Andrés Quintana y Martín Otero. Los dos primeros funcionarios tienen a Pachelo como acusado por el homicidio de María Marta García Belsunce, ocurrido el 27 de octubre de 2002, en el country Carmel, de Pilar, mientras que Otero, investiga a Pachelo por los robos ocurridos el último fin de semana largo en el country Tortugas. Pero, a raíz de la difusión de la detención de Pachelo por estos hechos, aparecieron más damnificados por robos ocurridos hace un año en un country de Berazategui y por episodios similares registrados, en noviembre y enero pasados, en Nordelta.



Su vida ligada al delito llevó a Pachelo a ser, además, uno de los acusado en un juicio ante el Tribunal Oral Federal (TOF) N° 1 de San Martín, donde se juzgará a una banda que comercializaba droga sintética en fiestas electrónicas. Por este caso estuvo preso desde diciembre de 2015 hasta junio de 2016, según informaron fuentes judiciales.
Entre agosto de 2003 y abril de 2004 se sucedieron una serie de robos en departamentos y casas en la ciudad de Buenos Aires. El punto en común fue que el autor de los atracos ingresó en los inmuebles con la llave de la puerta principal, sin la necesidad de entrar en forma violenta. Pero hubo otra coincidencia que no pasó inadvertida para los investigadores: las víctimas tenían una amistad de muchos años.
En noviembre de 2005 hubo una sentencia por esos hechos delictivos. En un juicio abreviado, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) porteño N° 15 condenó a la pena de tres años y tres meses de prisión a Pachelo.
El acusado de los robos en el Tortugas Country nació el 21 de junio de 1976 en Pilar. Hijo de Roberto Pachelo y Silvia Ryan. Ambos murieron. El hombre en 1996 y la causa judicial fue cerrada como suicidio, a pesar de que era diestro y el proyectil que terminó con su vida ingresó por el costado izquierdo de su cabeza.
Ryan se suicidó en mayo de 2003. Era la principal testigo de Pachelo en la investigación por el homicidio ocurrido en el country Carmel. Se arrojó al vacío desde el piso 11 del edificio donde vivía, en Avenida del Libertador al 100, en Retiro.



Víctimas de la amistad

A Pachelo no se le conoció trabajo fijo u ocupación. Así lo declararon sus amigos ante el por entonces juez criminal y correccional porteño Mariano Bergés, durante los testimonios obtenidos en la causa por los robos ocurridos entre agosto de 2003 y abril de 2004. Uno de los testigos, según consta en el expediente al que tuvo acceso LA NACION, fue Ignacio Giménez Zapiola. Relató que era amigo de Pachelo "desde hace años". Contó que no se le conocía un trabajo fijo y que tenía problemas de juego. "Apostaba grandes sumas de dinero en el casino", afirmó.



Giménez Zapiola fue el apellido elegido por Pachelo para falsificar el DNI que mostró en la guardia del Tortugas Country el 29 de marzo, día de los robos.
Otro testimonio sobre la adicción de Pachelo por el juego fue el de Gastón Auge Areco, que lo conoce desde chico. La madre del testigo sufrió un violento robo en su departamento de Recoleta. El delincuente que ingresó en el inmueble estaba encapuchado y armado. Se apoderó de joyas, dinero y artículos electrónicos, y encerró a la víctima en el baño.
Pocos días después del robo, Pachelo llamó a Auge Areco y le dijo que necesitaba hablar con él. "Pachelo estaba con los brazos sobre las piernas, no lo miraba a la cara y le dijo que era el culpable del robo en la casa de sus padres: 'No tengo para darles de comer a mis hijos. Soy un enfermo del juego', espetó. Poco después le dijo que le iba a devolver el dinero y que iba a hacer un tratamiento. También reconoció ser el autor de robos en la casa de otros amigos", según se desprende de la declaración testimonial.
El gusto de Pachelo quedó expuesto en páginas web, en las que hay fotografías de él en torneos de póker, donde habría ganado importantes premios.
Otra de las víctimas de Pachelo, según la sentencia del juicio abreviado, fue Nicanor Cetrá, hijo del empresario radial Luis Cetrá. El robo tuvo un hecho peculiar: una cámara fotográfica marca Nikkon terminó vendida en un negocio de Libertad y fue comprada por Juan Carlos Hurtig, hermano de García Belsunce, que obtuvo una copia de la boleta de compra que los comerciantes le dieron a Pachelo y una lista de otros elementos que también ofrecía para la comercialización.
En algunos de los casos, después de los robos, según el expediente judicial, la por entonces mujer de Pachelo, Inés Dávalos Cornejo, visitaba a las víctimas e intentaba sugerir que las empleadas domésticas podían tener vinculación con los hechos.
El homicidio de María Marta García Belsunce fue precedido por una serie de robos en el country Carmel. El vecino al que le robaron 47 palos de golf reconoció sus hierros y maderas en un local de la Asociación Argentina de Golf, en la Costanera. Cuando el hombre reclamó los palos, el encargado del negocio le respondió que se los había entregado en consignación un muchacho identificado como Nicolás Ryan. En realidad era Nicolás Pachelo, que había usado el apellido de su madre. Por este hecho fue condenado.
Una cámara dejó en evidencia el robo en un country

Debido a la difusión de la fotografía de Nicolás Pachelo cuando fue detenido por los robos en el Tortugas Country, de Pilar, un vecino del Barrio Parque el Carmen, de Berazategui, identificó al imputado como el intruso que quedó grabado por las cámaras de seguridad en abril de 2017. César Martucci, exdiputado nacional (UCR) y exdirigente de Boca, reconoció en los últimos días dos relojes y joyas secuestradas en poder de Pachelo.