Web Toolbar by Wibiya Caso García Belsunce: Forenses afirman que no se podían ver los orificios de bala

miércoles, 7 de marzo de 2007

Forenses afirman que no se podían ver los orificios de bala

Así lo evaluaron los forenses a cargo de la autopsia solicitada por la defensa; señalaron que a simple vista no se detectaban los orificios del impacto de las balas.


Los médicos forenses que practicaron la autopsia al cadáver de María Marta García Belsunce favorecieron a Carlos Carrascosa al asegurar que el viudo "pudo no haberse dado cuenta" de que su esposa tenía cinco balazos en la cabeza.

Así surgió hoy en el juicio que se le sigue a Carrascosa en el Tribunal Oral Criminal 6 de San Isidro por el homicidio de García Belsunce, al incorporarse por lectura el testimonio que los médicos legistas brindaron en otro proceso.

Los especialistas en necropsias Carlos Flores y Hernán Moreira hicieron la autopsia de García Belsunce el 2 de diciembre de 2002, o sea 36 días después de la muerte, y establecieron que cinco proyectiles estaban alojados en el cerebro de la víctima recién después de retirar el pelo, abrir el cuello cabelludo y retirar el hueso fracturado.

Lo que afirmaron es que a simple vista no se detectaban los orificios de los balazos y solamente se visualizaban las contusiones en la cabeza, lo cual favoreció el testimonio del acusado, quien cuando pidió la ambulancia para asistir a su mujer, el 27 de octubre de 2002, afirmó que se había "caído de la bañadera" y estaba "como ahogada".

Ambos médicos legistas de la Policía Científica testimoniaron en otro juicio, que el juzgado de instrucción número 8 porteño llevó a cabo por la falsedad del certificado de defunción de García Belsunce, y sus declaraciones hoy fueron incorporadas como prueba por lectura en el proceso a Carrascosa.

Flores recordó que al revisar el cadáver en la autopsia a primera vista "no había sospechas de lesiones por armas de fuego" y señaló que recién cuando retiraron el pelo y removieron la zona aparecieron a la vista "seis agujeros en el parietal izquierdo", luego de lo cual encontraron "cinco proyectiles en el interior" del cerebro.


"Parecían hematomas". Moreira, que operó el instrumental, señaló lo mismo y abundó en detalles cuando sostuvo que en principio parecían "hematomas pero no heridas contuso punzantes ni mucho menos contusosperforantes" para resumir con que "sólo se veían contusiones cerradas, no heridas".

El forense admitió que cayeron en la cuenta de la presencia de heridas punzantes en la cabeza de García Belsunce luego de la limpieza del cuero cabelludo e incluso confió que advirtieron que eran disparos recién al encontrar la sexta marca en el hueso craneal, por el tipo de huella que dejó el rebote de la bala.

Entonces el juez le preguntó qué podrían advertir las personas no expertas e incluso médicos generales cuando vieron a la víctima poco después del hecho y Moreira contestó: "Pueden no haberse dado cuenta de que eran heridas causadas por proyectiles".

Igualmente afirmó que quienes hayan visto y revisado el cuerpo de García Belsunce en los primeros momentos "no pudieron dejar de ver la llamativa pérdida de sangre y de masa encefálica" que ocasionan las heridas perforantes de los tiros.

De todos modos, esta prueba solicitada por la defensa le viene como anillo al dedo a Carrascosa por su versión de que al principio pensó que su esposa se había caído en la bañadera y se había golpeado la cabeza, al punto que así lo manifestó al pedir auxilio al servicio de ambulancias.


Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario